Caretas

Si hay una protección vital a la hora de realizar esgrima histórica esa es sin duda la careta.

careta

Una careta se divide en varias partes:

  • Cuello o barbada: Es la parte exterior de tela (normalmente blanca) confeccionada con un tejido técnico que otorga cierta resistencia a los impactos. Esta cualidad se define en Newtons. Para la práctica de la esgrima antigua recomendamos usar una de 1600N en adelante. Esto proporciona un extra de seguridad a la hora de recibir estocadas.
  • Rejilla: Es la malla fina metálica que protege y envuelve  la cabeza. En la parte interior, dispone de un forro acolchado de espuma para encajar la cabeza. En la mayoría de caretas FIE, la rejilla soporta 25kilos, suficiente para la realización de esgrima con armas pesadas.
  • Lengüeta: Se trata de una lengüeta de plástico que mantiene la careta en posición y debe situarse a nivel de la nuca.
  • Accesorios adicionales
    • Protección occipital: Aunque no forma parte de la propia careta, es un accesorio IMPRESCINDIBLE para la práctica de la esgrima histórica. Se trata de una lámina de PVC cubierta de espuma que cubre el hueco posterior de la careta que no tapa la rejilla.
    • Capuchas: Existen varios modelos de capuchas que cubren total o parcialmente la careta. Muchas de ellas integran la protección occipital y protección en la barbada. Son interesantes desde el punto de vista de protección extra pero ciertamente, en las latitudes en las que nos encontramos, aportan un plus de calor a tener muy en cuenta.

Como elijo la careta adecuada?

Si optamos por comprar una careta nueva, es importante probársela y verificar que nos va bien, no guiarse únicamente por las tallas. También se debe tener en cuenta que esta sea mínimo de 350N(recomendada 1600N) revisando la información de la lengüeta. Además, hay que fijarse que esta NO tenga la barbada de lamé (específico para algunas disciplinas de esgrima deportiva). 

Si fuera de segunda mano, una careta de mínimo de 350N(recomendada 1600N) limpia, sin abolladuras significativas, sin óxido y con las espumas interiores en buen estado(y que nos ajuste bien) podría ser suficiente para iniciarse. Ante la duda mejor abstenerse. Se trata de un elemento de seguridad muy importante, no merece la pena jugársela por ahorrar un par de euros.

La careta deberá en cualquier caso ajustarse bien a la cabeza. Si se tiene que elegir un modelo/talla u otro se debería seleccionar el modelo que quedase más ceñido. Las espumas siempre ceden un poco y un buen ajuste es imprescindible para evitar desplazamientos de la cabeza cuando se reciba un golpe.

Anuncios