Mantenimiento del equipo. Parte I

Tan importante como adquirir un buen equipo es mantenerlo en buenas condiciones el mayor tiempo posible. A continuación listamos unas recomendaciones de conservación generales que seguramente serán de utilidad a los esgrimistas más noveles.

equipo_mochila

Careta

  • Limpieza: El sudor, el mal almacenamiento y el tiempo pueden hacer que en relativo poco tiempo, la careta empiece a desprender malos olores y las espumas un tacto húmedo bastante desagradable(sobretodo si se entrena varias veces en semana). Es importante que tras el uso de la careta, esta pueda secarse al aire y así evacuar el sudor. Para la suciedad en la tela, es posible lavarla a mano e incluso, envuelta en toallas (muchas) se puede meter en la lavadora. Sea como sea, hay que escurrirla manualmente y tarda varios días en secar. Por eso es conveniente lavarla con margen de tiempo y dejarla en un lugar bien ventilado para que seque completamente y no adquiera olores.
  • Abolladuras: Los raspones y abolladuras son comunes dada la contundencia de algunos golpes por lo que se recomienda revisar y, en la medida de lo posible, reparar periódicamente el estado de la rejilla. Si salta la pintura de la careta cabe la posibilidad de que la rejilla se oxide y por tanto se deteriore la resistencia de la misma, sobretodo si se almacena con humedad.

Protecciones varias de asalto: 

  • Limpieza: Al igual que la careta, las protecciones de asalto tipo chaquetas pesadas y protecciones varias (rodilleras, coderas, protecciones de antebrazo,…) necesitan también secarse antes de ser guardadas. Estas protecciones se pueden meter en la lavadora sin problema una vez cada 2 meses o más (dependerá del sudor de cada uno y de la intensidad de las clases y asaltos) pero es recomendable ponerlas por separado de la colada normal. Cada protección tendrá unas características concretas de secado pero es mejor secarlas al aire libre, aunque tarden un poco y no caer en la tentación de  usar secadoras, que pueden dañarlas.
  • Reparaciones: Cualquier protección sufre con el tiempo desgaste por los golpes o tajos que poco a poco estropean costuras y tejidos. En general, agujeros o desgarros pequeños se pueden reparar fácilmente con aguja, hilo grueso sintético y un poco de pegamento de contacto sin mayor problema. Si se trata de  roturas de plásticos o muy amplias, suele salir más a cuenta cambiar la protección por una nueva.

Guantes

  • Mención especial y aparte requieren los guantes, sobretodo los de asalto que normalmente son de tipo hockey o lacrosse. Es fácil pensar que no se suda mucho por las manos e ignorar la recomendación de airear las protecciones… esto trae como consecuencia que en poco tiempo los guantes adquieran un olor muy desagradable y característico. Una buena idea es usar bolsitas de silica gel (secante) para que absorban la humedad mientras se llega a casa y se saca todo el material. Eso si, hay que recordar cambiarlas cada 6 meses o  cuando cambien de color las bolitas. (Ojo! No usarlas si nos aparece algún tipo de reacción alérgica en las manos tras su uso) El combo más desagradable y que todo esgrimista sufre alguna vez es el de olvidar airear la careta dejando los guantes dentro….ciertamente terrible! Si os podéis evitar la experiencia, mejor.
  • Reparaciones: Para arreglar los guantes es muy útil  hacerse con una aguja de tapicero (curva), hilo sintético y un dedal. Sale a cuenta reparar los pequeños agujeros o rotos antes que estos crezcan y se salgan las espumas, entonces ya requeriría de mayor habilidad para salvar los guantes.

Con un poco de cuidado y maña es fácil darle al equipo más vida y asegurarnos una buena protección!!

Anuncios