El duelo vikingo – Holmgang

El “holmgang” existió desde antes de lo que se considera la era vikinga y siguió después, pero desde el principio ha ido cambiando y evolucionando para acabar siendo un duelo ceremonial y cayendo en el desuso.

Teóricamente cualquier persona ofendida por honor, propiedad o deuda, podía reclamar un “holmgang” sin importar la situación social. Se negociaban las condiciones y se celebraba el duelo entre 3 y 7 días después.
Si alguien eludía el duelo se le consideraba un “niðingr” (socialmente inaceptado) y perdía el honor. Aunque si alguien no creía ser capaz de enfrentarse en el “holmgang” podía pedir ayuda a un familiar o amigo para que luchase por él. Eso pudo hacer que guerreros ofreciesen sus dotes de lucha como algo profesional. También en muchas sagas se cuenta como los “bersekers” aprovechaban los “holmgang” para retar a cualquiera y exigirle todas sus posesiones si perdía, como era legal en Noruega. El miedo de ser considerado un “niðingr“, hacía que casi nadie pudiese rechazar el duelo.

homlgang

Egill Skallagrímsson negociando las condiciones del holmgang con Berg-Önundr. Pintura de Johannes Flintoe

Por culpa del deshonor de estas prácticas, en Islandia los “holmgang fueron prohibidos después del duelo entre Gunnlaugur Ormstunga y Hrafn Önundarson en el año 1006. Noruega hizo lo mismo en el 1014, pero en Suecia estuvieron al orden del día hasta su abolición en 1662. Esta prohibición se plasmo en textos legales entre 1682 y 1738.

Los “holmgang” fueron prohibidos en estos países en el s.XI pero no podemos decir que cayeran en desuso fuera de la ley.

En la saga de Egil Skallagrímsson (escrita en el s.XIII pero que relata hechos sucedidos en el s.X), se relatan duelos en pequeños islotes, en los que podemos encontrar los primeros “holmgang“, ya que esta palabra se traduce como “ir hacia la isla”. Esta “isla” pudo evolucionar hacia un espacio reducido para igualar las condiciones del duelo en un islote, pero en tierra firme, para poder realizarse en público y de una manera acordada.

En un principio se podía reducir el terreno de combate al espacio que ocupaba un buey como se define en la saga de Kormák. Esta improvisada “isla” parece que fue cambiando al espacio del establo de un buey, a una capa de tres metros de lado como máximo, clavada en el suelo con estacas en las esquinas.

Si recapacitamos, nos damos cuenta que meter a dos personas dentro de un cuadrado de tres metros de lado, armados con un escudo y una arma como una espada o una hacha, reduce mucho la libertad de movimiento. quizá solo fuera para igualar las condiciones del antiguo islote, pero es verdad que esas condiciones generan una situación parecida a una formación de muro de escudos, no podrías irte a un lado ni hacia a tras porque romperías la formación, solo puedes empujar y golpear. Podríamos compararlo, a dos muros de escudos enfrentados, de una soloa persona en un pasillo.

duelll

Ilustración del libreto del disco Totenlieder de Absurd

Una vez acordado el duelo, antes de iniciar el “holmgang“, las personas enfrentadas realizaban un ritual que consistía en cogerse las orejas pasando la cabeza por debajo de las piernas (quizá sirviera para comprobar que los dos contrincantes estaban ágiles y en plenas facultades), y chillar la palabra “niðingr” uno al otro. En ese momento empezaba formalmente el “holmgang” siguiendo unas normas pactadas entre los contendientes previamente.

Estas normas podían cambiar dependiendo del lugar y la época, o podían acordarse durante los días de espera, aunque ninguna de esas normas prohibía matar, así que la muerte en “holmgang“, nunca se consideraba asesinato.
Estas normas incluían quien golpea primero, el fracaso del contrincante que saliera del limite, el hecho de recibir una herida suficiente sangrante como para manchar la capa del suelo podía rendirse con honor, igual el que hubiera luchado hasta romper sus tres escudos (o el número acordado), etc

También muchos de los asuntos legales se resolvían con un duelo, pero como es evidente en la Escandinavia medieval no todo el mundo era un “berseker“, ni un fanático religioso o de la guerra, así que los acuerdos podían incluir el intentar vencer expulsando del terreno de combate y no hiriendo con el arma o en el caso de que hubiera herida, que no fuera de muerte. Esto era así porque muchos de estos duelos se daban para determinar herencias, incluso entre hermanos bien avenidos.

Por otro lado, en los casos de venganza por asesinato (que en algunas veces provenían de “holmgang” anteriores con resultado fatal), aunque la norma decía que debían zanjar el asunto para siempre, al final muchas veces esto no era así y cada vez los duelos se volvían más comunes y vengativos.

Holmgang en el cine

Aunque el cine de hollywood no suele plasmar de la manera más correcta tradiciones o acontecimientos históricos, por exigencias de guión o por falta de asesoramiento, gracias a él muchos de nosotros nos hemos interesado por la esgrima histórica.

En muchas películas se muestran duelos en los que el contexto podría ser parecido al que nosotros entendemos en nuestros asaltos. En la película “El guerrero número 13”, se muestra un “holmgang“, en una escena que muchos recordareis.
La secuencia muestra un desacuerdo en la forma de cavar de uno de uno de los guerreros protagonistas. Después de un intercambio de insultos, los personajes no resuelven su disputa al momento, si no que organizan un “holmgang”.
Este caso sería un buen ejemplo para mostrar que en un “holmgangno importan las clases sociales, ya que uno de los contrincantes es familiar del rey y el otro es un guerrero extranjero, sin ningún título.
Aunque en la película parece que la disputa es por la mañana y el “holmgang” es por la tarde (lo cual no debería ser así, ya que los escandinavos esperaban unos días, entre 3 y 7), si se ve que el combate es acordado en público.
Veremos además que el terreno de combate en la película esta delimitado, aunque es bastante más grande que el espacio que ocupa un buey.
También observaremos que el duelo es acordado a 3 escudos o muerte. El guerrero que finalmente gana el duelo, pierde los tres escudos, en este momento se podría rendir con honor, pero sigue en el combate, sacando en ese momento toda su habilidad esgrimística, derrotando por decapitación y muerte al otro guerrero. Incluso siendo deliberado, nunca se le considerará asesino, aunque el derrotado fuera familiar del rey, dado que el supuesto de muerte se contemplaba en las normas pactadas.

Duelo vikingo en AIREH – Sala Creu de Sant Jordi

En la Sala d’Armes Creu de Sant Jordi recuperamos este estilo de lucha con espada vikinga y escudo redondo entre 60 y 80 cm. en condiciones similares marcando en el suelo un cuadrado de entre 2 y 3 metros de lado e intentar generar combates a herida, con heridas que representarían una herida grave o la muerte, hasta combates donde hay que tener control para utilizar la espada sin herir e intentar vencer por empujar al adversario fuera del cuadrado.

Anuncios

2 Respuestas a “El duelo vikingo – Holmgang

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s